Tradicionalmente,el lobo ha sido venerado y tomado por un mensajero del Dios de la Montaña.
De hecho la pronunciación en japonés de "Lobo" y "Gran Dios" es la misma : OKAMI.